noviembre 21, 2019

Joyas Arquitectónicas de Buenos Aires.

La Abadía, Luis María Campos y Gorostiaga

Para los vecinos del barrio de Belgrano, la Abadía fue siempre sinónimo de misterio. El edificio, antigua residencia de los monjes benedictinos, permaneció cerrado durante años, lo que agrandó enormemente el halo de secretismo y la curiosidad de los que pasaban por la esquina de Luis María Campos y Gorostiaga y veían un edificio abandonado, que escondía secretos y leyendas, y la promesa de un claustro, un oasis de tranquilidad y espiritualidad en el medio del caos de la urbe porteña.

Es más, la mayoría de los transeúntes ni se fijaban en la joya arquitectónica semi-escondida que se ubica frente al shopping del Solar, una de las zonas más populares y concurridas del barrio, por la que pasan varias líneas de colectivos y peatones diariamente. Sin embargo, esas épocas parecen haber terminado, y la Abadía se reinauguró, renovada y abierta al público, y busca instalarse como uno de los polos culturales más importantes de América Latina.

Noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
A %d blogueros les gusta esto: